La Organización Panamericana de la Salud y la Organización Mundial de la Salud celebran el 29 de septiembre el Día Mundial del Corazón. La fecha es motivo para tener la oportunidad de dar a conocer masivamente las enfermedades cardiovasculares, su prevención control y tratamiento. En este sentido, es importante destacar

El equipo del Servicio de Cardiología del Hospital Garrahan.

¿Por qué es necesario hablar de cuidados cardiovasculares en la infancia?

Debemos hablar y prevenir los factores de riesgo de enfermedad cardiovascular (ECV) en pediatría debido a que la aterosclerosis comienza en la infancia y constituye un factor de riesgo de importancia para la vida adulta.¿

La aterosclerosis es la acumulación de grasas, colesterol en las paredes de las arterias, lo cual puede restringir el flujo sanguíneo. La extensión y progresión de la aterosclerosis se correlaciona en forma directa con la enfermedad cardiovascular.

Los factores de riesgo de ECV que están presentes desde la infancia generalmente se mantienen en la adultez. Las conductas o hábitos de riesgo se adquieren en la niñez y es por ello que es tan importante prevenirlos, ya que iniciar la vida adulta con un perfil de riesgo bajo está asociado a un sostenido bajo riesgo para eventos cardiovasculares.

¿Cuáles son los factores de riesgo a prevenir en niñas, niños y adolescentes?

Los factores de riesgo a tener en cuenta son los siguientes:

  • Antecedentes familiares de ECV.
  • Antecedentes perinatales: bajo peso, prematurez.
  • Antecedentes personales: Coartación de aorta, enfermedad de Kawasaki, enfermedad renal.
  • Dislipidemias.
  • Hipertensión arterial.
  • Obesidad.
  • Sedentarismo.
  • Tabaquismo.
  • Diabetes.

¿Cómo prevenir estos factores de riesgos?

Controles periódicos con el pediatra: ayudarán a prevenir los factores de riesgo de ECV. Estos controles permiten realizar lo que se llama una prevención primaria y consisten en: controles de presión arterial, de peso y talla, de niveles de glucosa y lípidos en sangre.

Actividad física: Realizar actividad física durante la infancia es un aspecto fundamental para llevar una vida sana y prevenir enfermedades cardiovasculares. Los pediatras pueden intervenir para promover la actividad física con la incorporación del tema en la consulta, favoreciendo el acceso a programas de actividad.

En general, tener una vida activa que incluya el ejercicio físico ayuda a prevenir problemas de salud: Alivia el estrés, reduce los síntomas de ansiedad, mejora la calidad del sueño, reduce el riesgo de depresión y ayuda a controlar el peso corporal.

Se ha observado que la inactividad física es el cuarto factor de riesgo en lo que respecta a la mortalidad mundial (6% de las muertes registradas en todo el mundo). Además, se estima que la inactividad física es la causa principal de aproximadamente un 21%-25% de los cánceres de mama y de colon, el 27% de los casos de diabetes y aproximadamente el 30% de la carga de cardiopatía isquémica.

Hábitos saludables: En todos lo niños, y en especial en aquellos con mayor riesgo de sobrepeso, se deberá educar con respecto a hábitos de alimentación adecuados y estilo de vida saludable. Las estrategias deberían incluir programas de educación sanitaria, especialmente a nivel escolar, sobre conocimientos nutricionales básicos.

Una dieta saludable ayuda a protegernos de la malnutrición en todas sus formas, así como de las enfermedades no transmisibles, entre ellas la diabetes, las cardiopatías, los accidentes cerebrovasculares y el cáncer

En todo el mundo, las dietas insalubres y la falta de actividad física están entre los principales factores de riesgo para la salud.

Consejos para madres y padres:

  • No fume y no permita que fumen delante de sus hijos (el tabaquismo pasivo aumenta un 80% el riesgo de accidente cerebrovascular).
  • Trate de que los chicos lleven una alimentación saludable: reduzca el consumo de azúcar, sal, grasas saturadas y aceites hidrogenados; eleve el de frutas, verduras y pescados.
  • Fomente el deporte y la actividad física en general. Se aconseja un mínimo de actividad física de 30 minutos diarios.
  • Trate de que el televisor y la PC no acaparen la mayor parte del tiempo libre; además de ser actividades sedentarias fomentan hábitos alimentarios insalubres.
  • Dé el ejemplo. Adopte usted mismo un estilo de vida saludable.

*Esta nota se realizó con información otorgada por el cardiólogo pediátrico Diego Micheli, doctor del Servicio de Cardiología del Hospital Garrahan.