Hoy en día, cada vez más son las personas que, por distintos motivos, optan por una dieta vegana o vegetariana para sus vidas. Hablamos con las Licenciadas Florencia Guma y Clarisa Vezzani y con la Magister Sandra Blasi, del área de Alimentación del Hospital Garrahan, para aportar una pespectiva profesional respecto de la posibilidad de extender este tipo de dietas a los niños en edad de crecimiento.

Portal Garrahan: ¿Es recomendable seguir una dieta vegana o vegetariana desde la niñez?

Las dietas vegetarianas, incluyendo las veganas, planificadas de manera adecuada, son saludables, nutricionalmente adecuadas y pueden proporcionar beneficios para la salud en la prevención y el tratamiento de ciertas enfermedades. Así lo establece la Academia Americana de Nutrición y Dietética. Estas dietas son apropiadas para todas las etapas del ciclo vital, incluyendo el embarazo, la lactancia, la infancia, la niñez, la adolescencia, la edad adulta, así como para deportistas (1).

«Las dietas vegetarianas, incluyendo las veganas, planificadas de manera adecuada, son saludables y nutricionalmente adecuadas«

Portal Garrahan: ¿Qué cuidados es necesario tener a la hora de eliminar productos de origen animal en las dietas de los niños?

Los nutrientes que generan mayor preocupación por la posibilidad de déficit son las proteínas ante la diferente calidad biológica de éstas por ser de fuentes no animales, la vitamina B12, los ácidos grasos omega-3, el calcio, la vitamina D y el hierro.

Las necesidades de proteínas pueden ser cubiertas si la dieta incluye una variedad amplia de alimentos de origen vegetal y se alcanzan los requerimientos de energía. Los alimentos de origen vegetal pueden proveer todos los aminoácidos esenciales y así poder cumplir con el requerimiento (1,6).

Por otro lado, es importante suplementar la vitamina B12. Esta vitamina solo se encuentra en los alimentos de origen animal. Todos los vegetarianos, incluidos los que consumen productos lácteos y huevos, están en riesgo de desarrollar deficiencia de B12. El incumplimiento de los requerimientos de B12 puede resultar en condiciones potencialmente graves, dependiendo del nivel de carencia y tiempo de la misma en niños cuyas reservas pueden ser bajas. Las madres deben suplementarse durante todo el embarazo y lactancia para garantizar una ingesta adecuada al infante (7). Los lactantes menores de 6 meses no requieren suplemento si se alimentan con leche materna y la madre fue suplida durante todo el embarazo y continúa con el suplemento durante la lactancia, o si reciben fórmula para lactantes (8). A partir de los 6 meses, deben recibir suplemento siempre.

Con respecto a los ácidos grasos omega-3, la alimentación vegetariana es rica en ácidos grasos omega-6 ya que es el ácido graso predominante en alimentos de origen vegetal, pero puede ser deficiente en ácidos grasos omega-3 ya que su principal fuente es el pescado (5). Una dieta vegana bien planificada debe satisfacer los requerimientos de ácidos grasos omega-3 durante el embarazo, la lactancia, la niñez y la infancia. Las fuentes vegetales de ácidos grasos omega-3 incluyen semillas de lino molidas y su aceite, semillas de chía molidas, nueces y su aceite, y aceite de colza (1). Los alimentos con mayor contenido de grasa, como las frutas secas en general, las semillas, la palta y los aceites vegetales, desempeñan un papel importante para ayudar a los niños veganos a satisfacer las necesidades de energía y nutrientes (8).

El consumo de alimentos fortificados en calcio y vitamina D, junto con la práctica habitual de actividad física de intensidad adecuada, es importante tanto en niños que siguen una dieta vegetariana como en los de dieta omnívora. La biodisponibilidad del calcio de los alimentos vegetales está influida por su contenido en oxalatos: a mayor contenido en oxalatos, menor biodisponibilidad de calcio. Así, por ejemplo, las espinacas poseen gran cantidad de calcio, pero por la presencia de oxalato se forma oxalato cálcico poco soluble, y en consecuencia poco absorbible, mientras que otras, como todas las de la familia de la col (col verde kale, grelos, col negra italiana, col china), el brócoli y las hojas de ensalada amargas como rúcula o berros tienen una biodisponibilidad de calcio mayor.

La deficiencia de vitamina D en nuestro medio es frecuente tanto en vegetarianos como en no vegetarianos, y su valor en sangre depende sobre todo de la exposición solar y del consumo de suplementos y alimentos fortificados. Las leches están fortificadas con esta vitamina. No obstante, si el consumo de estos alimentos no asegura una ingesta óptima, se debe considerar la toma de suplementos, al igual que en el resto de la población (6).

Por otra parte, la deficiencia de hierro es muy prevalente entre todos los niños, independientemente del tipo de dieta. Es un nutriente suplementado a partir de los 6 meses en todos los niños independientemente de su dieta. Los niños vegetarianos, y especialmente los veganos, muestran ingestas de hierro por arriba de los niveles recomendados, hasta el doble de la ingesta de pares no vegetarianos, y tienen reservas normales de hierro.

La vitamina C, betacaroteno y los ácidos orgánicos influyen positivamente en la absorción del hierro de los alimentos vegetales, así como algunas prácticas de cocción que reducen el fitato contenido en los alimentos (es decir, remojar, germinar, cocinar y fermentar). Los alimentos vegetales ricos en hierro son los cereales integrales, legumbres, productos de soja, hortalizas de hoja verde, frutos secos y semillas (7). 

«Es importante suplementar la vitamina B12, la cual solo se encuentra en los alimentos de origen animal»

Portal Garrahan: ¿Es posible llevar adelante una dieta vegana o vegetariana desde los primeros años de vida y asegurarse de que a los niños no les falte ningún nutriente esencial?

Sí, es posible llevar adelante una dieta vegana o vegetariana desde los primeros años de vida. Una alimentación vegetariana o vegana en la infancia y en la adolescencia puede ser adecuada siempre que cubra todos los requerimientos de nutrientes necesarios para esta etapa, por lo que debe estar bien planificada por un profesional Licenciado en Nutrición Especialista. La mayoría de los nutrientes serán cubiertos con una adecuada selección de alimentos (a excepción de la vitamina B12, la vitamina D y, en algunos casos, los ácidos grasos omega-3). Sin embargo, si la dieta no es adecuada, pueden presentarse otras deficiencias. Cuando no se alcanzan a cubrir las recomendaciones de nutrientes con los alimentos, estos deberán ser suplementados (8).

Los niños vegetarianos tienen un mayor consumo de alimentos ricos en fibra y es probable que en algunos casos excedan las recomendaciones (7,9). Para evitar la saciedad temprana, la mala absorción de nutrientes y un crecimiento deficiente, todos los alimentos ofrecidos deben ser bajos en fibra y densos en energía y nutrientes (7). Es por ello que las comidas de bebés vegetarianos de hasta 12 meses de edad deben tener la menor cantidad de fibra posible (por ejemplo, granos refinados, legumbres peladas, molidas y bien cocidas, mantequillas de nueces y semillas, tofu, yogur de soja, frutas y verduras coladas), debido a que en este período hay una alta velocidad de crecimiento.

Portal Garrahan: ¿Cuáles son los complementos que permiten suplir la falta de la proteína de origen animal?

Como se mencionó anteriormente, los alimentos de origen vegetal proporcionan todos los aminoácidos esenciales y se cumplen e incluso exceden los requerimientos de proteínas en una dieta vegetariana que proporcione suficiente energía.

Es aconsejable que se consuman diariamente alimentos ricos en proteínas (sobre todo legumbres, frutos secos y semillas). El uso de la soja y sus derivados (tofu, tempei, análogos de carne), así como los pseudocereales como la quinoa y el amaranto, pueden contribuir a un adecuado balance de aminoácidos (6). No es necesario que estas combinaciones se encuentren en la misma comida, pero sí a lo largo del día (9).

Portal Garrahan: En el caso de que no sea recomendable seguir una dieta vegana o vegetariana desde la niñez, ¿a partir de qué edad es recomendable comenzarla?

Es importante tener en cuenta que una alimentación vegetariana o vegana, como cualquier otro tipo de alimentación, debe estar bien planificada. La edad de introducción de otros alimentos debe ser la misma que para los no vegetarianos. Durante la alimentación complementaria, todos los alimentos sólidos se introducen en formas que no constituyen riesgos de asfixia (es decir, mantequillas de nueces en lugar de nueces), sin una regla rígida particular con respecto al orden de introducción. Es recomendable introducir las legumbres en forma segura a partir de los 6 meses, ya que son el sustituto natural de la carne en las dietas vegetarianas. Si el lactante come purés y papillas, se le pueden dar purés de verduras y legumbres o tofu. Los ovolactovegetarianos pueden sustituir las legumbres por huevo (6).

Si bien no hay contraindicaciones de este tipo de dietas, diferentes sociedades científicas expresen su postura al respecto en recientes publicaciones. La Asociación Española de Pediatría (2019) refiere que a pesar de que seguir una dieta vegetariana en cualquier etapa de la infancia no signifique necesariamente que sea insegura, es preferible aconsejar que durante el periodo de lactante y en el niño de corta edad se siga una dieta omnívora o, al menos, ovo o lacto vegetariana.

Un crecimiento y desarrollo adecuados son señales evidentes de un buen estado de salud. En el caso de la alimentación, se concreta en la promoción de la lactancia materna y en favorecer una transición adecuada a la alimentación del resto de la familia. A mayor variedad de la dieta, mayor es la posibilidad de conseguir un estado nutricional adecuado (6).

Los padres que deciden llevar adelante una dieta vegetariana o vegana en sus hijos deben conocer los riesgos y las ventajas de la alimentación escogida y recibir información que les ayude a ofrecerles una alimentación suficiente (8).

El control y seguimiento de los pacientes debe ir en consonancia con el respeto a la identidad sociocultural de los padres, siempre que no suponga un riesgo para la salud de su descendencia (6). Es importante que un profesional Licenciado en Nutrición sea quien acompañe y valore nutricionalmente el crecimiento y desarrollo de los infantes, asesore en las pautas alimentarias y determine las necesidades del suplemento adecuado indicado en cada etapa y al monitoreo y seguimiento multidisciplinario del niño o del adolescente.

«Una alimentación vegetariana o vegana, como cualquier otro tipo de alimentación, debe estar bien planificada»

Bibliografía consultada

  1. Melina V, Craig W, Levin S. Position of the Academy of Nutrition and Dietetics: Vegetarian diets. J Acad NutrDiet. 2016;116(12):1970-1980.
  2. Miriam Martínez Biarge (2017). Niños Vegetarianos, ¿niños sanos?. Concurso de Actualización en Pediatría 2017, Madrid, Lúa Ediciones. 3.0 2017, 253-68.
  3. Catalina Le Roy O. y Ximena Díaz San Martín (2010). Dieta vegetariana en la edad pediátrica. Gastroenterología Latinoamericana, 21, 9-14.
  4. JerusaBringardello G; Lisu Heredia P; María Paz Ocharán S; Samuel Durán A. (Junio 2013). Conocimientos alimentarios de vegetarianos y veganos chilenos. Revista Chilena de Nutrición, 40, N°2.
  5. Dr. Diego, Gallo, Lic. Marcela Manuzza, Lic. Natalia Echegaray, Dr. Julio Montero, Dra. Mariana Munner, Dra. Alicia Rovirosa, Dra. Marta Alicia Sánchez, Dr. Raúl Sandro Murray. (2014). Alimentación Vegetariana: Posición de la Sociedad Argentina de Nutrición.
  6. Redecilla Ferreiro S., et al. Recomendaciones del Comité de Nutrición y Lactancia Materna de la Asociación Española de Pediatría sobre las dietas vegetarianas. An Pediatr (Barc). 2019.
  7. Baroni L. et. al. Planning Well-Balanced Vegetarian Diets in Infants, Children, and Adolescents: The VegPlate Junior. J AcadNutr Diet. 2019 Vol 119 N° 7.
  8. Comité Nacional de Nutrición. Dietas vegetarianas en la infancia. Arch Argent Pediatr 2020;118(x):000-000
  9. Luciana Baroni; Silvia Goggi; RoseilaBattaglino; Mario Berveglieri: Ilaria Fasan; Denise Filippin; Paul Griffith; Gianlucca Rizzo; Carla Tomasini; María Alessandra Tosatti; Maurizio Antonio Battino. (2019). Vegan Nutrition for Mothers and Children: Practical Tools for Healthcare Providers. Nutrients, 11, 1-16.
  10. J Sanchis-chorda, L. Redondo-Cuevas, P. Codoñer- Franch. Dietas Veganas en la Infancia: beneficios y riesgos. Revista Española de Pediatría (2016). 72, 299-303.
  11. Agnoli C, Baroni L, Bertini I, et al. Position paper on vegetarian diets from the working group of the Italian Society of Human Nutrition. NutrMetab Cardiovasc Dis. 2017;27(12):1037-1052.