El Laboratorio Central del Hospital Garrahan obtuvo una certificación internacional por su competencia técnica y la confiabilidad de sus resultados. Este reconocimiento lo coloca como el segundo de un hospital público acreditado en el país y el primero pediátrico de Argentina.

Se trata del certificado ISO 15189 emitido por la Organización Internacional de Normalización (ISO), con sede en Suiza, que se encarga de la estandarización de procesos a nivel internacional.


Mientras el Hospital celebra su 33 aniversario en la atención pediátrica de alta complejidad, esta noticia coloca al laboratorio central del Garrahan como el segundo laboratorio de un hospital público de Argentina, el primero pediátrico y uno de los únicos 10 del país por su calidad técnica.
De esta forma, el Organismo Argentino de Acreditación incorporó el pasado 24 de agosto al Laboratorio Central del Hospital Garrahan en su listado de laboratorios acreditados.

La coordinadora de Laboratorios del Garrahan, Stella Maris Carchio, dijo en un comunicado que “es el comienzo de un camino hacia la excelencia. Nos estimula a seguir incorporando nuevas pruebas al alcance”.
“Estar acreditados certifica nuestra competencia técnica y da confiabilidad a nuestros resultados, significa que confirmamos que hacemos bien lo que hasta ahora decíamos que hacíamos bien”, agregó.

Un comunicado del hospital señaló que «este logro es la concreción de más de 10 años de trabajo en la actualización de metodologías, documentación de los procesos y monitoreo de los indicadores, que evidencia la mejora continua de la calidad en la atención de los más de 900 pacientes diarios que concurren al laboratorio».

“Estar acreditados certifica nuestra competencia técnica y da confiabilidad a nuestros resultados, significa que confirmamos que hacemos bien lo que hasta ahora decíamos que hacíamos bien”

El Hospital Garrahan posee 13 laboratorios de diversas especialidades y un Laboratorio Central donde trabajan alrededor de 100 bioquímicas y bioquímicos, personal de planta y en formación, residentes y becarios, además de técnicos y técnicas, ayudantes de servicio y administrativos.
El laboratorio central es considerado de alta complejidad que da respuesta a la mayoría de las patologías pediátricas.