Este domingo 27 es el Día Internacional de la Sordera. A propósito de ello y de la situación de aislamiento social que viven muchos niños a causa de la pandemia en nuestro país, entrevistamos a las doctoras Laura Quantin, Jefa de Servicio de Otorrinolaringología del Hospital Garrahan, Patricia Yacobone, Licenciada en Psicología, y María Ángela Silva, Licenciada en Audiología.

Portal Garrahan: ¿Por qué se conmemora el Día Internacional de la Sordera? ¿Cuáles son sus tipos y causas?

Laura Quantin: El Día Internacional de la Sordera, también conocido como Día de la Sordera, se celebra anualmente el último domingo de septiembre en todo el mundo. Comenzó a celebrarse el día 28 del mes de septiembre del año 1958 y conmemora el primer Congreso Mundial de la Federación Mundial de Personas con Sordera (WFD), que se celebró en el año 1951. En esta jornada se intenta concientizar sobre los problemas que padece la población que presenta hipoacusia.

La sordera o hipoacusia puede clasificarse según el grado de pérdida auditiva, existiendo por debajo de los 20 decibeles (dB) una deficiencia auditiva leve, entre 20 y 40 dB, una deficiencia auditiva moderada entre 40 y 70 dB, una deficiencia auditiva severa entre 70 y 90 dB, y pérdida profunda cuando es mayor a 90 dB.

La hipoacusia puede ser unilateral o bilateral, hereditaria o como consecuencia de distintas causas, como por ejemplo el nacimiento prematuro asociado añ bajo peso al nacer, la hipoxia o anoxia perinatales, la hiperbilirrubinemia, las infecciones prenatales (Citomegalovirus, Toxoplasmosis, Sífilis, Herpes, etcétera), o como consecuencia de distintas patologías post-natales, tales como Meningitis, traumatismos, exposición a largo plazo al ruido, medicamentos ototóxicos, etcétera.

Aproximadamente se calcula que en el mundo hay más de 45 millones de personas mayores de 3 años padecen algún tipo de pérdida auditiva. La Organización Mundial de la Salud (OMS) aconseja que la exposición al ruido no supere los 65 dB, aunque en Europa el límite está por encima de los 87 dB.

Durante el período de pandemia por el virus SARS-CoV-2, en el sector de Audiología del Servicio de Otorrinolaringología del Hospital Garrahan se debieron adaptar las prestaciones a nuestros pacientes. El Hospital nos brindó información y capacitación, así como también los equipos de protección personal (EPP) para poder desempeñarnos en nuestras tareas.

«Aproximadamente se calcula que en el mundo hay más de 45 millones de personas mayores de 3 años padecen algún tipo de pérdida auditiva«

Lic. Yacobone, psicóloga del grupo de Hipoacusias del servicio de Otorrinolaringología del Hospital Garrahan

Portal Garrahan: ¿Se mantuvo durante la pandemia la evaluación de los niños para la detección temprana de la Hipoacusia?

María Ángela Silva: Fue primordial mantener activo el Programa de Screening Auditivo Neonatal, que se realiza a través de la prueba de Otoemisiones Acústicas (OEA), estudio que, por Ley Nacional 25.415, sancionada el 4 de abril de 2001, crea el Programa Nacional de Detección Temprana y Atención de la Hipoacusia en el ámbito del Ministerio de Salud de la Nación.

Debe ser realizado a todo recién nacido y permite la detección temprana de la hipoacusia. La posibilidad de acceder al diagnóstico y equipamiento oportuno le brinda al niño la posibilidad de desarrollar lenguaje.

Basándonos en las patologías que pueden causar hipoacusia en los niños, continuamos con los protocolos de evaluación auditiva de pacientes con patología oncológica, niños trasplantados, infecciones pre o perinatales, recién nacidos prematuros, etcétera. Una vez realizado el diagnóstico, se procede a la indicación de los dispositivos de ayuda auditiva adecuados para cada caso.

Se realizó durante la pandemia calibración de audífonos, de procesadores de vía ósea, y de implantes cocleares para los pacientes que habían recibido su equipamiento durante la pandemia.

Mantener la atención de nuestros pacientes en estos tiempos es todo un desafío que se logra trabajando en equipo e interdisciplina. Nos moviliza cada día conocer lo devastadora que es la detección tardía de la hipoacusia en la población pediátrica. A pesar de la pandemia, en el Hospital continuamos atendiendo pacientes con sordera con normalidad, manteniendo todos los protocolos de los Equipos de Protección.

«Mantener la atención de nuestros pacientes en estos tiempos es todo un desafío que se logra trabajando en equipo e interdisciplina»

Portal Garrahan: ¿Qué plataformas virtuales o aplicaciones recomiendan?

Patricia Yacobone: Todas las plataformas virtuales en las que el niño pueda utilizar su visión para conectarse con la misma debido a su hipoacusia. La situación para el niño varía en relación a la edad y a qué código de comunicación utiliza, ya que no hay plataformas infantiles con lengua de señas y las orales dependerán de si el niño adquirió un buen entrenamiento en lectura labial o tiene un dispositivo de ayuda auditiva, tal como un otoamplífono o un implante coclear que le permita discriminar los sonidos.

En los juegos virtuales en redes suelen los niños utilizar el chat de los mismos para comunicarse por escrito, para lo cual el niño con déficit auditivo tiene que tener lecto escritura y un buen nivel de comprensión. En estos niños, estas adquisiciones varían en cada caso, y suelen tener un desfasaje de vocabulario en relación a los niños de su misma edad.

Esta situación provoca que muchas veces se sientan excluidos de su grupo de pares oyentes o tengan una inadecuada comprensión de lo que expresan, provocando muchas veces el aislamiento.

Lo ideal es que el niño hipoacúsico se comunique con uno o dos amigos solamente a la vez, y en sus mismas condiciones, para que pueda aprovechar el espacio de juego y de comunicación.

Portal Garrahan: ¿Cómo fomentar la conexión virtual?

Patricia Yacobone: La conexión virtual debería hacerse con pocos integrantes a la vez, y en las escolares, con su maestra integradora en el caso de los niños integrados a escuela común.

La situación virtual ya es compleja para niños sin hipoacusia: desciende el umbral atencional, genera frustración ante la imposibilidad de hablar a la par del otro, etcétera.

Portal Garrahan: ¿Qué consejos de crianza suelen darle a los padres?

Patricia Yacobone: Ante todo, desde muy pequeños, establecer un código de comunicación entre el niño y los padres, ya sea con lengua de señas (LSA), oral y lectura labial.

La adquisición del lenguaje es imprescindible para el desarrollo del pensamiento. Es necesario evitar, con el código de comunicación, convertirse en un traductor permanente del niño con el mundo externo para favorecer su independencia.

Es importante no detener la adquisición de hábitos, situación que suele observarse en los padres de niños hipoacúsicos por una actitud de sobreprotección  que no se justifica por el déficit auditivo, ya que el niño tiene potencial para adquirir  las capacidad igual que otro niño. Necesitan un canal de comunicación con el otro visual y claro para sostener sus acciones. A mayor dependencia de los niños con sus padres, menor confianza en sí mismos.

«La adquisición del lenguaje es imprescindible para el desarrollo del pensamiento»

Portal Garrahan: ¿Cómo lidiar con el problema de la discriminación en el ámbito de la virtualidad?

Patricia Yacobone: La virtualidad excesiva en los niños en general, oyentes e hipoacúsicos, los inhibe del despliegue motor lúdico imprescindible para su desarrollo físico y mental. Genera situaciones de angustia, ya que temen perder vínculos con sus pares al no verlos personalmente, situaciones de temor con rasgos fóbicos al afuera, el cual se vuelve amenazador, por lo cual algunos no quieren salir de sus casas. Actualmente, los niños están teniendo una adherencia adictiva a juegos en red como Roblox o Fortnite, por lo cual no pueden dejar de jugar durante el día, apagando sus cámaras durante las clases escolares para seguir jugando y perdiendo la rutina del sueño al quedarse jugando por las noches. A medida que la adherencia al juego progresa, sienten que si no están jugando pierden la conexión con sus amigos o compañeros.

Por todo esto, es importante que los niños tengan una conexión con pares, aunque sea virtual dada la limitación por el aislamiento actual, pero complementada con acercamiento a los mismos en lugares como plazas para seguir sosteniendo la comunicación directa con ellos, utilizando juegos motores que los ayuden en el pleno desarrollo de sus potencialidades y un adecuado contacto con el otro y lo externo a su hogar dentro del contexto de una pandemia.

Es importante que los padres tengan un seguimiento de las redes sociales de los niños para evitar la vinculación con gente que no conocen. Especialmente en niños hipoacúsicos es imprescindible que los vínculos sean conocidos, ya que el niño en estas condiciones tiene mayores dificultades para la comprensión de lo que el otro le dice y tienen en cuenta siempre la expresión gestual del otro.