La doctora María Teresa Rosanova, jefa clínica del servicio Epidemiología e Infectología del Hospital Garrahan, aseguró que la COVID-19 incide menos en niños que en adultos porque-según teorías científicas- podrían tener mayor protección tras haber padecido otros virus respiratorios previamente. A su vez, Rosanova advirtió que los cuadros clínicos en menores suele ser más leve debido a que, en general, los niños no padecen enfermedades preexistentes, como los adultos.

¿Hay muchos casos en pediatría afectados por la COVID-19?

Las investigaciones que se llevaron a cabo en distintos países, indicarían que si bien los niños tienen la misma posibilidad de adquirir el virus la incidencia de COVID-19 en pediatría sería menor a la de los adultos.

Recordamos que el 31 de diciembre del año pasado, un nuevo tipo de coronavirus (SARSCov-2) comenzó a provocar una enfermedad respiratoria en la ciudad china de Wuhan, en algunos casos grave, llamada COVID-19. Por su diseminación mundial, la Organización Mundial de la Salud declaró a esta enfermedad como pandémica (brote que afecta a regiones geográficas extensas) el 11 de marzo de 2020.

¿Cómo explica que haya menos incidencia de la COVID-19 en niños?

Las teorías son variadas. Una de ellas, lo adjudica al hecho de que los niños al padecer previamente cuadros respiratorios producidos por otros virus estarían protegidos con esos anticuerpos indirectamente del SARS CoV 2. Y como su inmunización es más recientes que en los adultos, tendrían mayor resistencia al nuevo coronavirus.

Otras teorías, hablan de la inmadurez o una cantidad menor en niños que en los adultos, de los receptores que necesita el virus para unirse a las células humanas y así entrar al organismo, multiplicarse y producir la enfermedad. Esto explicaría, en parte, que los casos reportados en pediatría sean menores que en la población adulta.


Otras teorías, hablan de la inmadurez o una cantidad menor en niños que en los adultos, de los receptores que el virus necesita para unirse a las células humanas y así entrar al organismo, multiplicarse y producir la enfermedad.

¿Los niños contagian más que los adultos?

Este tema es motivo de debate. En los niños hay un alto porcentaje de asintomáticos o cuadros leves y al no pesquisarlos transmitirían el virus. Sin embargo, la contribución de los niños en la diseminación de la enfermedad es aún incierta.

¿Cómo se transmite la infección en niños?

La trasmisión de este virus es de persona a persona, al toser o estornudar o en menor medida a través del contacto con superficies contaminadas. En los casos reportados, un alto porcentaje de niños adquirió la infección a través del contacto estrecho con un conviviente de su núcleo familiar.

En los adultos, las vías de adquisición suelen ser más variadas y en algunos casos es difícil saber la fuente de contagio.

¿Las manifestaciones clínicas del nuevo coronavirus son distintas en niños y en adultos?

La presentación clínica abarca desde cuadros asintomáticos o leves hasta enfermedad grave. En general, las manifestaciones clínicas suelen ser más leves en pediatría, con la presencia de tos, fiebre, dolor de garganta y cuadros gastrointestinales como dolor abdominal, diarrea y vómitos son frecuentes en niños.

A su vez, las co infecciones entre el virus productor de COVID-19 y otros virus y bacterias que causan infecciones respiratorias, son más comunes en pediatría que en adultos. Por lo tanto, es muy importante que niños y adultos, tengan actualizadas las vacunas del calendario nacional de vacunación, en especial la de la gripe, neumococo y sarampión.

La anosmia o falta de olfato y la disgeusia o alteraciones en el gusto son más frecuentes de documentar en la población adulta.

¿Son frecuentes los cuadros graves del nuevo coronavirus en niños?

Los menores de un año y los niños que tienen patologías preexistentes pueden tener un curso más complicado de la enfermedad, por lo que es muy importante la consulta precoz.

Sin embargo, los cuadros graves que requieren asistencia respiratoria mecánica o el  ingreso a unidades de cuidados intensivos por el gran compromiso pulmonar o de otros órganos son menos frecuentes en pediatría, en comparación con los adultos.

Esto se debe a que, en general, es menos común la presencia de patologías preexistentes en niños tales como obesidad, hipertensión, alteraciones cardíacas, pulmonares o metabólicas, como la diabetes o inmunocompromiso, que empeorarían la evolución de la enfermedad.

Por otra parte, el sistema inmune de los adultos, en ciertos casos, reaccionan en forma exagerada y desproporcionada frente al virus produciendo cuadros graves, mientras que el sistema inmunitario de los niños, lo hace en forma diferente y menos agresiva.

En los últimos meses, hubo un alerta por la aparición de cuadros clínicos con el compromiso de varios órganos, denominado síndrome inflamatorio multisistémico, en menores de 19 años, que puede cursar junto al cuadro agudo o como una reacción post infecciosa semanas después de haber padecido COVID-19.

¿Qué medidas de prevención se debe tomar con los niños y los adultos frente a la COVID-19?

Tanto niños como adultos deben respetar las mismas recomendaciones para la prevención por este nuevo coronavirus:

-Toser y estornudar en el pliegue del codo e higienizarse las manos lo más asiduamente posible.

Esta imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es 3788910-1024x683.jpg

-Mantener la distancia entre personas, que idealmente es de 2 metros.

-Lavarse frecuente y adecuadamente las manos con agua y jabón o con soluciones de gel alcohólico.

-Utilizar tapabocas en forma correcta y de acuerdo a la edad. 

-Mantener los espacios ventilados.

-Evitar aglomeraciones de personas.

-Limpiar las superficies con soluciones de lavandina diluída o alcohol al 70%.

-No se debe posponer la concurrencia al vacunatorio ni a los controles de salud/ pediátricos acordes a cada edad.

Seguir las indicaciones de prevención de COVID-19 puede ser dificultoso para los niños. Por eso, es muy importante el ejemplo y el apoyo familiar para que el niño imite las correctas medidas que benefician su salud y la de su entorno.

Contacta con tu médico, consulta las páginas web del Hospital Garrahan, el Ministerio de Salud de la Nación y sigue la orientación que ofrecen a OMS y UNICEF.