En Argentina, y en este momento, son 7.450 las personas, y entre ellas bebés, niños, niñas y adolescentes, las que necesitan un trasplante para poder salvar su vida, para tener una oportunidad. Según los datos del Instituto Nacional Central Único Coordinador de Ablación e Implante (INCUCAI) de nuestro país, en lo que va de 2019 se llevaron a cabo 388 trasplantes y el índice de donantes por cada millón de habitantes es de 8.63.

El Hospital Garrahan es la institución que más trasplantes pediátricos lleva a cabo en el país. Es referente para Latinoamérica con 2.537 intervenciones de este tipo, entre renales, hepáticas, cardíacas, pulmonares y de médula ósea que, gracias a la donación, les salvaron la vida a niños, niñas y adolescentes. En el caso del trasplante de hígado, el Garrahan es uno de los centros más activos del mundo.

El trasplante de órganos es una práctica de alta complejidad, que requiere el trabajo de cirujanos especializados, instrumentadores, terapistas, especialistas pediátricos enfermeros, técnicos y un acompañamiento integral, antes, durante y después de la intervención. Los pacientes trasplantados, requieren seguimiento y medicación de por vida, por eso, se ponen a disposición la totalidad de los servicios del hospital, incluyendo aspectos asistenciales, psicológicos y sociales.

En ese marco, el Hospital Garrahan es el centro que mayor cantidad de trasplantes en la infancia y adolescencia realiza en el país. Y, entre las instituciones públicas, el último año llevó a cabo la totalidad de los trasplantes pediátricos cardíacos, el 93% de los hepáticos, el 72% de los renales y el 52% de médula ósea. Desde su creación, el Hospital Garrahan realizó 2537 trasplantes.

El Hospital Garrahan realiza la mayoría de los trasplantes pediátricos en el sector público.

Trasplante renal

En 2018, el Garrahan realizó 49 trasplantes renales, con los mismos resultados que los mejores centros del mundo, la cifra más alta desde que en 1998 se llevó a cabo el primero de los 940. “El equipo de trasplante renal está operativo los 365 días del año, así, en el momento en que se ofrece un órgano compatible con uno de nuestros pacientes, se puede realizar de inmediato”, explica la jefa de Nefrología del Hospital, Marta Adragna.

“Cuando se le realiza un trasplante renal a un paciente que lo necesita, tiene un cambio enorme en su calidad de vida, porque puede volver a la escuela, hacer deportes, hacer una vida normal sin estar atado a una terapia dialítica”, expresa Adragna.

Trasplante hepático

A su vez, el servicio de Trasplante Hepático, lleva adelante 40 intervenciones por año y un total de 829, lo que convierte al Garrahan en uno de los centros más activos del mundo en esta especialidad. En su mayoría estos trasplantes se realizan a menores de un año y/o a niños y niñas que pesan menos de 10 kilos y la causa más frecuente es la atresia de vías biliares.

Trasplante cardíaco

Los pacientes que requieren un trasplante cardíaco, en su mayoría es por causa de fallas del músculo cardíaco, miocardiopatías. “El corazón no es capaz de sostener la circulación para que los distintos órganos del cuerpo funcionen”, explica la jefa de Cardiología, Marisa Di Santo. La intervención les permite pasar de un reposo absoluto a una vida normal.

El servicio de Trasplante Cardíaco llevó a cabo 6 intervenciones el último año y 64 desde el 2000. El 60% de ellas se realizan en niños y niñas de menos de 20 kilos. Los órganos deben ser adecuados a ese peso y tamaño. Por eso, “es fundamental el aspecto social, tanto en lo que se refiere a la concientización sobre la donación, como en el acompañamiento para sostener las condiciones del tratamiento postrasplante”, afirma Di Santo.

Trasplante pulmonar

Mariano Boglione, jefe del Programa de Trasplante de Pulmón, que llevó a cabo 17 intervenciones desde 2002, coincide: “Es muy difícil conseguir órganos adecuados, por eso, creo que los desafíos son el aumento de la cantidad de órganos disponibles y mejorar las estrategias de inmunosupresión y el control de infecciones”.

El Garrahan es el único hospital público que realiza trasplantes de pulmón pediátricos. Este el más infrecuente de los trasplantes debido a que pocos pacientes infantiles lo necesitan, en su mayoría a causa de fibrosis quística. Y el 80% de ellos puede volver a vivir sin necesidad de oxígeno.

Trasplante de médula ósea

Asimismo, el Garrahan no solo realiza trasplantes de órganos, sino también de médula ósea, es decir, de células progenitoras hematopoyéticas, para pacientes que no tienen otra alternativa terapéutica. La jefa de Trasplante de Médula Ósea, Raquel Staciuk, sostiene que “el hecho de que el Hospital realice trasplantes de células progenitoras hematopoyéticas es un aporte a la equidad del sistema de salud, porque permite que niños con indicación de recibirlos tengan la posibilidad real de acceder a ellos y al seguimiento a largo plazo especializado”.

Finalmente, coincide en la necesidad de difundir la importancia de la donación, que en el caso de las Células Progenitoras Hematopoyéticas no requiere intervención quirúrgica. Para ello, las condiciones para ser donante voluntario son: estar vivo, sano, pesar más de 50 kilos y tener entre 18 y 55 años.

Día Mundial del Paciente Trasplantado

El 6 de junio la Organización Mundial de la Salud (OMS), celebra el Día Mundial del Paciente Trasplantado, con el objetivo de promover la donación de órganos para que las personas que padecen enfermedades terminales o crónicas tengan la oportunidad de volver a vivir su vida con plenitud. El Día Mundial del Paciente Trasplantado busca generar conciencia y sensibilizar a la población acerca de las necesidades de millones de personas que esperan un trasplante para seguir con vida y los millones que tienen una vida nueva gracias a esta intervención. Se trata de mantener vigente en la comunidad la importancia de la donación de órganos como medio para salvar vidas.