Las diarreas son una enfermedad muy frecuente en verano en bebés, niñas y niños. El calor puede ser un factor causal muy importante, además de la mala alimentación. Pero en la mayoría de los casos se producen por una infección bacteriana o vírica. Lo más importante: estar siempre alerta a la hidratación de los niños y niñas y a que no jueguen o estén en la pileta en pleno sol del mediodía.

¿Cómo estar alerta ante diarreas?

  • Las diarreas son más frecuentes en verano debido al clima que favorece la diseminación de las bacterias que las provocan. Las altas temperaturas aumentan también el riesgo de deshidratación.
  • La diarrea puede ser grave en bebés menores de un año. En ese caso hay que consultar al médico.
  • Los síntomas a tener en cuenta son: tiene más sed que de costumbre, llora sin lágrimas, tiene la boca seca o hace poco pis, tiene los ojos hundidos, tiene vómitos o hace caca muy seguido, está irritable, decaído, no quiere beber o tiene fiebre, la caca tiene moco o sangre.
  • En cualquiera de estos casos, es importante acudir sin demora al centro de salud más cercano. Allí encontrará atención y medicamentos gratis.
  • Ofrecer líquidos más frecuentemente para mantener una adecuada hidratación. capelina o lo que más te guste para evitar el sol directo en la cabeza.
  • Siempre usar protector solar, con factor de protección de 15 o más.
  • Observar la propia sombra: si es corta o no se ve, significa que es pleno mediodía y hay que resguardarse del sol.

Resguardá a los niños y niñas siempre del sol cuando las temperaturas son muy altas y en los horarios cercanos al mediodía.

Consultá también la nota:
¿Cómo prevenir la diarrea en la infancia?https://portalgarrahan.org/como-prevenir-la-diarrea-en-la-infancia/