El Hospital Garrahan realiza la primera investigación sobre el efecto de cannabis medicinal en niñas y niños con epilepsia refractaria. Los detalles de una investigación que otorga esperanza a muchas familias.

Uno de cada cien niños y niñas tienen epilepsia y muchos de ellos presentan casos severos de la enfermedad, tan severos que no permiten tener una buena calidad de vida ni responden a ningún tipo de tratamiento tradicional. En Argentina, el Hospital Garrahan trata la mayoría de los casos de epilepsias refractarias, es de decir de difícil control. Y actualmente realiza el primer estudio científico de uso de cannabis medicinal en niñas y niños del país.

Investigación. El Dr. Roberto Caraballo, investigador principal del estudio de cannabis en el Garrahan.

Se trata de cien niños y niñas que padecen una de las formas más severas de epilepsia y que participan del primer estudio científico en pediatría a nivel nacional sobre los efectos del uso de cannabis medicinal como fármaco para este tipo de casos que, en rigor, no responden a ningún tipo de tratamiento disponible actualmente, como los anticonvulsivos, las dietas especiales e inclusive las cirugías.

“El uso del cannabis medicinal puede ser una esperanza para los pacientes y las familias”.

El estudio es realizado y coordinado en todo el país por el Hospital Garrahan. En total son cien pacientes que forman parte del ensayo clínico del cannabidiol: 50 de ellos son pacientes del Garrahan y otros 50 pertenecen a centros del interior del país. Es, a su vez, el primer estudio científico en Latinoamérica de uso de cannabis medicinal en pediatría como parte del tratamiento en pacientes con encefalopatías epilépticas.

“Nuestra misión es agotar todas las posibilidades para mejorar la calidad de vida de nuestros pacientes. Cuando todo fue probado y no hay respuesta favorable, entonces debemos investigar y buscar otras alternativas, en este caso el cannabis medicinal”, afirmó el presidente del Garrahan, Carlos Kambourian. También destacó: “Esperamos que el uso del cannabis como fármaco compasivo permita a los pacientes y sus familias transitar la enfermedad de la mejor forma posible”.

“Son cien niños y niñas que padecen una de las formas más severas de epilepsia y que participan del primer estudio científico en pediatría sobre los efectos del cannabis medicinal”.

Roberto Caraballo, jefe de Neurología y a cargo de este estudio, explicó que “el uso del cannabis medicinal puede ser una esperanza para los pacientes y las familias”. Sin embargo, fue prudente: “Queremos entender el rol de este nuevo tratamiento para que nos permita dar un paso importante en el conocimiento del uso del fármaco”, informó.

El objetivo de la investigación es evaluar la eficacia y seguridad del nuevo fármaco, y contar con sustento médico y académico para su administración. Tanto Kambourian como Caraballo coincidieron en que el ensayo es crucial para los pacientes y sus familias, pero también lo es para la comunidad médica “porque nos abre un camino hacia posibles futuras decisiones asistenciales, nuevas líneas de investigación y políticas de salud”.

“El objetivo de la investigación es evaluar la eficacia y seguridad del nuevo fármaco, y contar con sustento médico y académico para su administración”.

Se espera que los primeros resultados se conozcan a partir de junio de este año, cuando hayan pasado seis meses del inicio de la investigación.

En Argentina el 1% de la población padece epilepsia. De esa cifra el 20% se trata de casos muy graves. Los chicos y chicas que participan del estudio en el Garrahan tienen la forma más severa de la enfermedad, con crisis repetitivas que lleva a un deterioro cognitivo, conductual y motor. La esperanza de los profesionales y de las familias radica en la investigación de los prometedores efectos medicinales del cannabis. Una esperanza, una luz, un camino hacia una nueva calidad de vida.