Los productos que elegimos a la hora de comprar son fundamentales para la alimentación que podemos tener en casa durante la cuarentena. Por ello, es muy importante saber qué comprar y cómo mantener una alimentación variada, rica en nutrientes, para todos los miembros de la familia.

Las profesionales del Área de Alimentación del Hospital Garrahan comparten una guía a través de Portal Garrahan para que puedas organizarte mejor a la hora de salir a comprar los productos esenciales y hacerlo de una manera inteligente. Mientras mejor compres, más seguros estarán vos y tu familia porque vas a necesitar salir menos veces al super, verdulería, carnicería, etc.

Acá, la guía:

Compra:

  1. Planifica tu compra: compra lo justo y necesario. Esto no sólo es un acto de empatía con otros consumidores que también deben abastecerse, sino que te ayuda a evitar el desperdicio de alimentos y mejorar la economía de tu hogar.
  2. Anticipate con una lista de alimentos indispensables. Planificar el menú puede ser muy útil.
  3. Si no tenés tiempo para planificar las comidas, una despensa bien surtida puede aliviar algo de la presión cuando llegue el momento de preparar la comida.
  4. Evita salir por ingredientes y/o deambular por el supermercado o mercado.
  5. Pensá dónde vas comprar según tu lista.
  6. Elegí alimentos y productos variados.

¿Qué comprar para mantener una despensa bien surtida?

Alimentos secos/enlatados

  • Legumbres secas o enlatados (como lentejas, garbanzos, porotos, arvejas, soja, etc)
  • Granos integrales como arroz integral, quinoa, avena, mijo y pasta integral, etc; o sus productos derivados como harinas. También fideos, arroz, polenta, entre otros.
  • Grasas saludables como aceites vegetales (maíz, girasol, oliva, etc) o frutos secos (nueces, almendras, etc) o semillas (sésamo, lino, calabaza, etc)
  • Conservas como duraznos, coctel de frutas, Atún, caballa, jurel, otros
  • Enlatados como tomates, choclo, palmitos, etc

Alimentos frescos

  • Verduras y frutas de estación (que duren más tiempo)
    • Frutas: limón, mandarina, manzana, naranja, pomelo, pera, kiwi.
    • Verduras: berenjena, brócoli, calabaza, cebolla, repollo, zapallo, remolacha.
    • Papa, batata, choclo
  • Carnes (vaca, pollo, pescado, cerdo, etc)
  • Huevos frescos
  • Lácteos como leche o quesos

Productos precocinados y comida rápida

  • Moderar la compra de productos precocidos y comida rápida. El consumo de productos precocidos (croquetas, pizzas, lasañas, canelones, etc.) y la comida rápida (pizzas, hamburguesas, etc.) como así también las galletitas dulces, golosinas, productos de panadería, entre otros, deben consumirse con moderación en el marco de una alimentación saludable, y en particular para los más pequeños de casa. Proveen una elevada densidad energética (por su elevado contenido en grasas, sodio y/o azúcares).

CONSEJO: Cuando pienses en qué hacer en casa, considera los alimentos que también puedan se congelarse, como las cazuelas, sopas, guisos, muffins y panes que son fáciles de consumir y almacenar en el freezer en recipientes individuales. Estos alimentos pueden conservarse en freezer durante 2 a 3 meses sin alterar su calidad.