La mayoría de los accidentes más comunes en la infancia pueden prevenirse. No se trata de fatalidades, sino de ausencia de prevención en la casa, la calle, los vehículos. Las pequeñas acciones diarias son las más importantes para que bebés, niñas y niños no sufran lesiones no intencionales que pueden ser muy graves. De hecho, las lesiones no intencionales constituyen la causa más frecuente de muerte en niños y niñas entre 1 y 18 años. En esta nota te contamos qué medidas tomar en las zonas y lugares más frecuentes donde suceden este tipo de eventos.

EN LA COCINA

Que la cocina sea un espacio seguro para los niños depende de los cuidados que tomes.
  • Trabar cajones que contengan elementos cortantes o pequeños.
  • Asegurar la estabilidad de muebles y televisores amurándolos a la pared o la mesa de tv. Evitemos el riesgo de aplastamiento.
  • No dejar nunca productos tóxicos al alcance de niños y niñas, ni jamás colocar líquidos tóxicos en botellas de bebidas con el fin de evitar la confusión de su contenido. Evitemos el riesgo de intoxicación.
  • No dejar cables colgando al alcance de los niños y niñas. Evitemos el riesgo de electrocución.
  • Colocar siempre fósforos y encendedores fuera del alcance de niños y niñas.
  • Siempre cerrar la llave de gas cuando la cocina no se esté utilizando.

EN EL RESTO DEL HOGAR

  • Controlar la temperatura del agua del baño antes de sumergir al niño o niña.
  • Colocar en escaleras, terrazas y entrepisos, barandas seguras para evitar las caídas de altura. También es fundamental colocar vallas en piletas.
  • Tapar los enchufes de la casa.
  • No dejar nunca objetos pequeños al alcance del niño o niña ya que pueden llevarlos a su boca. Evitemos el riesgo de asfixia.
  • No dejar al niño/a solo ni un segundo en el cambiador, cuna o cama. Evitemos el riesgo de caída.
  • No utilizar andadores: una manta sobre el piso es el lugar más seguro para que el bebé juegue.
  • No dejar nunca a niños y niñas solos dentro del baño. Evitemos el riesgo de electrocución y ahogamiento (puede darse con solo 10 cm de agua).
  • Eliminar todo mecanismo de cierre de las puertas de la casa desde adentro, como llaves o pestillos.
  • Mantener siempre la puerta del baño y tapa del inodoro cerradas.

EN LA CALLE

  • Los niños y niñas deben salir siempre con un adulto responsable, incluso cuando juegan en la vereda de su casa.
  • Los niños y niñas deben caminar del lado de la pared, siempre al lado o delante del adulto.
  • Esperar con el cochecito sobre el cordón antes de cruzar en las esquinas.
  • Recordar que es muy peligroso transportar niños y niñas en bicicletas, motos o vehículos descubiertos.
  • Los niños y niñas deben subir a los vehículos desde la vereda, una vez bien estacionados.
  • Esté siempre atento/a a la manera en que su hijo o hija juega con las mascotas, ya que puede haber riesgo de mordeduras.
  • Respetar siempre los semáforos y cruzar por las esquinas, respetando las sendas peatonales.

EN EL TREN O COLECTIVO

  • Al subir al tren o colectivo, los niños y niñas siempre deben ir delante de los adultos.
  • Los niños y niñas deben viajar sentados y lejos de las puertas de los vehículos.
  • Los adultos deben bajar primero y luego ayudar a los niños/as. En lo posible utilizar un elemento de sujeción.

EN EL VEHÍCULO FAMILIAR

  • No llevar objetos sueltos en la luneta.
  • Los niños y niñas de 0 a 1 año (por lo menos) deben ir en su asiento de seguridad colocado en el medio, detrás del asiento del acompañante, mirando hacia atrás. Si el asiento es adecuado, esta posición deberá mantenerse hasta los 2 años.
  • Hasta los 12 años los niños y niñas deben ir sentados en los asientos traseros, siempre con el cinturón de seguridad puesto.
  • Los niños y niñas mayores a 12 años pueden ir sentados en el asiento delantero, pero siempre con el cinturón de seguridad puesto y el asiento alejado del tablero.
Niños y niñas felices y seguros dependen de las acciones de los adultos. Recordá siempre acompañarlos y prestar atención a todas las lesiones no intencionales que pueden prevenirse.