Para prevenir las caries y otras posibles afecciones relacionadas con la
salud bucodental, la mejor manera es establecer unos buenos hábitos de higiene oral durante la infancia. Te contamos cuáles son los cuidados adecuados niñas y niños según su edad.

La salud bucal empieza en edades temprana. Es nuestra responsabilidad como adultos generar hábitos saludables y controles periódicos al odontopediatra en nuestros niños y niñas.

De 6 a 12 meses:

  • Se deben cepillar los dientes del niño y niña diariamente con un cepillo suave, dedal de silicona o gasa y sin usar pasta de dientes.
  • No se recomienda la ingesta de jugos y bebidas azucaradas. Ni el agregado de azúcar refinada ni miel a las infusiones.
  • Para el dolor de encías, muy común durante esta etapa en la que aparecen los primeros dientes, se pueden frotar suavemente con un cepillo o una gasa para aliviar las molestias.

Los hábitos que adquieren los niños en edades tempranas se conservan para el resto de su vida.

  • También se recomienda el uso de mordillos fríos. Nunca el agregado de medicación sobre las encías.
  • Se debe realizar la consulta temprana con un odontopediatra para prevención de salud bucal, correcta enseñanza de cepillado y asesoramiento dietético de acuerdo a la edad.

De 12 a 24 meses:

  • En este periodo se debe procurar conseguir una duración de cepillado adecuada.
  • El cepillado debe durar de dos a tres minutos y realizarse por lo menos tres veces al día.
  • No hay que usar pasta dental.
  • Es importante que a partir de los dos años se eliminen ciertos hábitos, como el uso de chupete y mamadera, para evitar maloclusiones futuras.

De 3 a 5 años:

  • Los niños y niñas deben cepillarse los dientes al menos 3 veces al día, con la supervisión y refuerzo de un adulto.
  • A partir de los 3 años se recomienda el uso de pastas dentales fluoradas en el cepillado. La cantidad debe ser como el tamaño de un grano de arroz o menos.
  • Hay que instaurar hábitos alimenticios saludables, evitando, en la medida de lo posible, los dulces y las bebidas gaseosas.

De 6 a 12 años:

  • Es recomendable llevar el niño o niña al dentista cada 3-6 meses para control y topicaciones con flúor según recomiende su odontopediatra de cabecera. También para solicitar una radiografía panorámica en la cual se observa la presencia y el desarrollo de todos los dientes(tanto temporarios como permanenetes).
  • Se puede empezar a utilizar el hilo dental según el desarrollo motor de cada niño/niña.
  • Si el niño/niña realiza deporte de impacto (básquet, fútbol, hockey, etc.) es necesario el uso de protector bucal. De sufrir un traumatismo en los dientes debe concurrir de inmediato a su odontólogo.

*Esta nota fue realizada en base a las recomendaciones de los odontopediatras del Hospital Garrahan, pertenecientes al Servicio de Cirugía Plástica y Quemados.