*Por Dr. Diego Micheli

Cada 14 de febrero se celebra en todo el mundo San Valentin, el día de los enamorados. Ese mismo día también se celebra el Día Internacional de las Cardiopatías Congénitas. Uno de los principales objetivos de esta fecha es la de informar a la población acerca del diagnóstico y tratamiento de este grupo de pacientes.

La cardiopatía congénita es la malformación más frecuente en recién nacidos, la segunda causa de muerte en el período neonatal y responsable de más del 10% de la mortalidad infantil. 

Las cardiopatías congénitas se encuentran presentes en 1 de cada 100 recién nacidos vivos. El 70 por ciento de ellos requerirá cirugía cardiovascular o cateterismo cardíaco intervencionista y, de estos, el 80 por ciento lo necesitará durante el primer año de vida.

El diagnóstico precoz y el tratamiento oportuno son fundamentales y permiten que más del 85 por ciento de los casos lleguen a la vida adulta.

La sospecha de una cardiopatía congénita puede surgir durante la ecografía obstétrica, en el caso que se vean imágenes compatibles con una anormalidad debe solicitarse un ecocardiograma fetal y, en el caso de confirmarse la malformación, anticipar las conductas que necesitará el bebé cuando nazca. 

En este aspecto hay mucho por mejorar, ya que en nuestra casuística menos del 10 por ciento de los pacientes con cardiopatías críticas tienen realizado el diagnóstico prenatal.

Los controles durante el embarazo son fundamentales para hallar anomalías en el corazón.

El neonatólogo/a juega un rol importante en el diagnostico precoz. La presencia de soplo, dificultad respiratoria o cianosis, deben despertar la sospecha de cardiopatía congénita en un niño o niña. 

Hay que tener en cuenta que alrededor de un 50 por ciento de los niños y niñas con cardiopatías congénitas no diagnosticadas en la etapa prenatal, tampoco son diagnosticados en el curso de la valoración habitual durante la internación conjunta.

Por ello, es muy importante conocer que la oximetría de pulso es un estudio sencillo que permite la detección de cardiopatías congénitas en recién nacidos asintomáticos. En el caso que la prueba de pesquisa por oximetría dé positiva, se debe solicitar a la brevedad la evaluación del paciente por un cardiólogo infantil.

El conocimiento del derecho a estos estudios y atención de parte de madres y padres resulta muy valioso.

Por todo ello, en esta fecha tan especial, decimos ¡feliz día! para todos los Corazones Valientes. Y recordamos la importancia de la concientización a la comunidad en general sobre el Día Internacional de las Cardiopatías Congénitas.

14 de febrero: Día Internacional de las Cardiopatías Congénitas o Malformaciones del Corazón.

*El Dr. Diego Micheli es especialista en cardiología, miembro del Servicio de Cardiología del Hospital Garrahan.