Hoy se conmemora el Día Mundial del Asma por ser el primer martes del mes de mayo. En nuestro país esta enfermedad respiratoria tiene una prevalencia del 10% en la población. 

Se sabe que de cada 10 recién nacidos, uno sufrirá asma: la prevalencia de esta enfermedad en nuestro país es del 10% en la población y sólo en el Hospital Garrahan más de la mitad de los casos que se atienden corresponden a patologías obstructivas, entre las que el asma es la más común y frecuente de ellas.

Sin embargo, no existe una cura total para este mal, pero sí puede controlarse con una correcta atención y cuidado.

El Día Mundial del Asma es parte de la Global Initiative for Asthma (GINA) y busca concienciar a la población de las cargas que supone la enfermedad a quien la padece y de la posibilidad de tenerla bajo control, llevando una vida saludable sin limitaciones.

Actualmente más de 300 millones de personas sufren asma: el 5% de la población mundial. La mayoría de ellos son niñas, niños y adolescentes.

El asma es la enfermedad crónica más frecuente en los niños, también es una causa muy frecuente de hospitalización en la población pediátrica y el primer motivo de ausentismo escolar por una enfermedad crónica.

La prevalencia del asma en pediatría es aproximadamente del 10% en nuestro país, similar a otros países de la región.

Actualmente, con un tratamiento adecuado, los niños y niñas con asma pueden lograr el control total de la enfermedad, realizar una vida normal, sin presentar síntomas o con muy pocos síntomas.

Para que esto sea posible, es muy importante controlar, en todo lo que se pueda, el medio ambiente donde vive un niño con asma:

  • no permitir que se fume dentro de la casa ni en ningún lugar donde concurra el niño/a.
  • evitar el uso de aerosoles, sahumerios y espirales.
  • evitar el uso de lavandina o amoniaco.
  • limpiar sin levantar polvo.
  • no barrer en presencia del niño/a.
  • no tener animales domésticos dentro de la habitación del niño/a.

El asma afecta las vías respiratorias y su característica principal es la inflamación de los bronquios, que son los conductos a través de los cuales el aire llega a los pulmones y que, al inflamarse, se obstruyen y no permiten la entrada y salida normal de aire.

Los principales síntomas son la tos, los silbidos, la sensación de ahogo y la dificultad para respirar.

¿CUÁLES SON LOS SÍNTOMAS?
Un niño o niña puede tener todos, algunos o sólo uno de los siguientes síntomas:

  • Dificultad respiratoria (respiración rápida, esfuerzo al respirar, agitación).
  • Silbido al respirar.
  • Sensación de ahogo.
  • Tos seca preferentemente en horas de la tarde o noche.
  • Tos con el ejercicio.

¿QUÉ SITUACIÓN PUEDE DESENCADENAR UNA CRISIS?
En el asma, los bronquios se encuentran crónicamente inflamados. En determinadas situaciones esta inflamación aumenta, generando la aparición de los síntomas o crisis. Estas situaciones son variadas y dependen de cada paciente, pero pueden desencadenarse por:
-Infecciones respiratorias.
-Emociones.
-Ejercicio físico.

*Esta nota fue realizada con información de la Organización Mundial de la Salud y el Hospital Garrahan.