Entrevistamos a Melina Furman, Master y Doctora en Educación por Columbia University (EE.UU.), Investigadora del CONICET y Profesora Asociada de la Escuela de Educación de la Universidad de San Andrés.

Portal Garrahan: Melina, ¿por qué considerás  que este es un momento histórico para la educación?

Melina Furman: Me dedico a la educación y siento que la pandemia nos puso a todos dentro de una especie de experimento educativo global que nos está obligando sin querer a explorar qué pasa en un mundo hiperconectado y profundamente desigual en el que no podemos ir a la escuela física. Y creo que es un momento histórico, porque en medio de la dificultad, la cuarentena está logrando que nos demos cuenta del valor social de la escuela que, con todas sus dificultades -durante unas horas al día, al menos-, buscaba poner entre paréntesis las desigualdades de origen y ayudaba a que todos los chicos, chicas y adolescentes pudieran estar protegidos y con foco pleno en el aprendizaje. Por eso, ahora que los chicos no pueden ir a la escuela, aparece más fuerte que nunca su necesidad como espacio que garantiza el derecho a aprender de todos. Como educadora, pienso que hay mucho que estamos aprendiendo de esta pandemia, que ojalá podamos capitalizar para seguir construyendo la educación que queremos.

Portal Garrahan: ¿Como por ejemplo…?

Melina Furman: Pensé en  algo que  me gustaría compartir y ojalá nos sirva para seguir pensando la educación de acá  en adelante. Por primera vez, todos y todas los docentes juntos tenemos la urgencia de enfrentarnos a nuevas maneras de enseñar sin la presencialidad, la innovación en educación es algo que se viene hablando hace rato. Y, hasta ahora, venía sucediendo aisladamente, pero de un día para otro, todos nos vimos en la necesidad de dar un enorme paso, obligados por la emergencia: quienes nos dedicamos a enseñar tuvimos que rediseñar nuestras clases a distancia, y en ese proceso nos estamos animando a ensayar nuevas maneras de hacer las cosas. Pero la buena noticia es que una vez que las usamos y las  probamos, esas estrategias comienzan a ser nuestras.

Naturalmente, el uso de tecnologías no garantiza la buena enseñanza. Pero creo que volver a ponerse en “modo aprendiz”, traccionados por la necesidad de aprovechar las herramientas digitales para seguir manteniendo la escuela viva en casa, está implicando para muchos educadores explorar nuevos modos de hacer las cosas.

“Siento que la pandemia nos puso  a todos dentro de una especie de experimento educativo global”

Portal Garrahan: ¿Qué características tiene la educación a distancia?

Melina Furman: Estamos en un proceso de educación remota que algunos llaman “de emergencia”, porque no hubo tiempo ni condiciones para diseñar un buen proceso de educación a distancia. La educación a distancia, bien planificada y con las condiciones necesarias (como alumnos con conectividad y dispositivos adecuados) tiene algunos aspectos positivos, porque como muestran las investigaciones, esta modalidad genera aprendizajes robustos. Todo parece indicar que la vuelta a la escuela tendrá, al menos por un tiempo, una modalidad semipresencial.

 Portal Garrahan: Es una educación más híbrida o blended.

Melina Furman: Sí. Tiene la posibilidad de complementar la presencialidad (algo que todos los docentes extrañamos tanto), “el cara a cara” con nuestros alumnos, irremplazable con el trabajo a distancia a través de la  tecnología.

Portal Garrahan: A pesar de todo, ¿esta modalidad de aprendizaje presenta ventajas?

Melina Furman: Para los niños y los adolescentes, creo que lo presencial es irreemplazable, aunque a edades más grandes lo semipresencial, bien armado, puede ser una alternativa interesante. Para los adultos las modalidades híbridas tienen ventajas, por la flexibilidad de horarios y organización; pero, fundamentalmente, esta modalidad “atesora” el hecho de poder llegar a muchos rincones y conectarse con gente de distintos países. De todas maneras, para que cualquier modalidad que implique el trabajo con tecnologías digitales sea viable, es indispensable resolver la brecha digital que tenemos como deuda no resuelta en nuestro país, de conectividad y dispositivos adecuados para el estudio, como computadoras.

“Es muy difícil para los chicos más pequeños sostener el aprendizaje en pantalla”

Portal Garrahan: ¿Cuál es el rol o la importancia del apoyo familiar en este contexto?

Melina Furman: El apoyo familiar es fundamental, sobre todo con los niños más pequeños. En este contexto, las familias son las grandes aliadas de la escuela en este proceso de aprendizaje.

Portal Garrahan: ¿Cuál es la reacción de las familias ante esta nueva responsabilidad?

Melina Furman: Yo vengo trabajando con talleres, y en este sentido las familias me comentan: “nosotros no somos docentes”. Ellos sienten un desborde, están cumpliendo un rol que antes cumplían los docentes en la escuela. Sí, obviamente, tienen la responsabilidad de sostener el proceso pedagógico en estos momentos. Pero no todos pueden hacerlo, porque la pandemia sumó la responsabilidad de acompañar los aprendizajes de los chicos en casa a muchas otras dificultades.

“Por primera vez, todos y todas las docentes juntos tenemos la urgencia de enfrentarnos a nuevas maneras de enseñar sin la presencialidad”

Portal Garrahan: ¿Cuál es la clave para que estos procesos se desarrollen de la mejor manera posible?

Melina Furman: La comunicación con la escuela y con los docentes. Un nuevo rol de las escuelas en esta pandemia es orientar a las familias para que puedan acompañar a los niños de la mejor manera posible en el proceso pedagógico.

Portal Garrahan: ¿Qué significa el concepto de “oficio de alumno”?

Melina Furman: Al igual que otros oficios: carpintero, plomero, médico… los oficios requieren saberes, y el de alumno, también. En este sentido requiere de saber organizarse, de planificar por dónde arrancar, saber poner foco, saber autoevaluarse… el aprendizaje a distancia requiere más dosis de autonomía. Acompañar el aprendizaje de los chicos en casa requiere que podamos ayudarlos a desarrollar esas herramientas de trabajo más autónomo.

Portal Garrahan: ¿Cuál es el aprendizaje de los padres que acompañan la enseñanza de sus hijos?

Melina Furman: Están aprendiendo a conocer más a sus hijos, cómo hacen sus tareas, cómo aprenden, y esta fuente de conocimiento de los hijos es algo muy importante. También compartir otras tareas con los chicos, como por ejemplo cocinar con ellos, puede convertirse en una fuente de aprendizaje.

Portal Garrahan: De parte de los docentes, ¿cuáles son los «tesoros escondidos» que van descubriendo a través de la pantalla?

Melina Furman: En principio trabajan más con sus colegas, este contexto está generando que los docentes puedan trabajar mucho más en equipo con sus compañeros y compañeras. Muchas escuelas están trabajando de manera más interdisciplinaria, más colaborativa, y por otro lado, los docentes que están creando los contenidos se están reinventando a través del uso de las tecnologías: buscando la vuelta para sostener el vínculo pedagógico la distancia por audio, por video, en medio de la dificultad, los educadores están desarrollando una enorme resiliencia.

“Todo parece indicar que la vuelta a la escuela va a tener, por un tiempo al menos, una modalidad semipresencial”

Portal Garrahan: ¿Qué legado va a dejar este nuevo sistema de aprendizaje o enseñanza a la educación?

Melina Furman: Creo que se abren algunas cuestiones interesantes, como la posibilidad de repensar los contenidos y formatos escolares, o de pensar secuencias y proyectos que involucren a más de una disciplina escolar, que ojalá nos ayuden a pensar de aquí en adelante cómo queremos la escuela y cómo podría ser la escuela del futuro o parte de ella.

Portal Garrahan: También existen preocupaciones.

Melina Furman: En primer lugar, se va a ampliar la brecha educativa fuertemente, un problema estructural que ya teníamos pero que la pandemia profundizó.  Preocupa especialmente un posible aumento en la deserción escolar en los alumnos del nivel secundario, que ya era alta desde antes. Preocupan los aprendizajes que no se lograron y  también los efectos de tanto tiempo sin escuelas para el bienestar de los chicos, que tiene tanta relación con su posibilidad de conectarse con otros compañeros de su edad, de socializar. Preocupan también los padres de los niños que están iniciando o finalizando cierres o aperturas de ciclos: jardín, preescolar, primaria, secundaria. El nivel inicial se desdibujó, porque como todos saben esta etapa es la clave para todo lo que va a ser el resto de la escolaridad; es muy difícil para los chicos más pequeños sostener el aprendizaje en pantalla, porque no es un formato atractivo para los más chicos estar con algo de dos dimensiones.

“Acompañar el aprendizaje de los chicos en casa requiere que podamos ayudarlos a desarrollar esas herramientas de trabajo más autónomo”

Portal Garrahan: ¿Existe un nuevo ecosistema de aprendizaje?

Melina Furman: Sí. Hay un ecosistema distinto basado en el rol de los adultos en este contexto. No es sencillo, muchos adultos tienen que trabajar dentro o fuera de sus casas, y otras responsabilidades que se suman a la de acompañar a los chicos en el trabajo escolar. No existe ninguna receta que reemplace al hecho de “amigarse lo mejor posible con todo esto” y tratar de acompañar a los chicos en estos tiempos de confinamiento, tratando de que puedan estar bien: es lo que nos toca, hay que poner el cuerpo, turnarse, buscar la vuelta, hay que tratar de ayudarlos a sostener el encuentro con la familia y amigos a distancia, buscando en esta nueva normalidad la posibilidad de estar juntos, de conectarnos y encontrar nuevos tiempos en familia.