*Por Dra. María Teresa Rosanova

El SARS Cov 2 es un coronavirus nuevo que produce una infección respiratoria llamada COVID 19. Es un virus que se transmite rápidamente de persona a persona al toser, estornudar, hablar y al tocar superficies contaminadas.

Dada su alta contagiosidad es que se implementó este aislamiento social preventivo y obligatorio desde marzo del 2020 para evitar que un alto número de personas se infectaran y que no pudieran ser atendidas adecuadamente por el sistema de salud.

Cuando se puedan realizar salidas recreativas luego de esta cuarentena se debe en primer lugar haber explicado a los niños y niñas la importancia de las medidas de protección frente a este virus.

Aclararles que si bien la población pediátrica se puede contagiar las complicaciones son excepcionales. Pero remarcarles que si ellos lo adquieren pueden transmitirlos a otras personas en las que la evolución puede ser más grave, como las personas mayores o la que tengan alguna patología de salud previa.

Es por ello que deben estar muy atentos en las medidas de prevención: para evitar el contagio.


Se debe remarcar que por supuesto no se deben realizar estas salidas recreativas si el niño o el adulto responsable es un caso sospechoso o confirmado de COVID-19.

LAS MEDIDAS MÁS IMPORTANTES:
  • Al toser y estornudar se lo debe hacer sobre el pliegue del codo o en un papel descartable que debe arrojarse a la basura luego de usado y proceder a la desinfección de las manos.
  • Lavarse las manos muy frecuentemente con agua y jabón. Al salir se puede reemplazar por alcohol gel.
  • No tocarse los ojos, la nariz ni la boca con las manos sucias.
  • Se debe evitar tocar superficies potencialmente contaminadas (picaportes, botones de ascensores, timbres, etc). De hacerlo lavarse las manos inmediatamente o utilizar alcohol en gel.
  • No concurrir con los niños a lugares donde haya muchas personas como almacenes, supermercados, farmacias, etc.
  • Evitar los juegos de plazas y parques que, además de ser muy concurridos, son muy manoseados con el consiguiente riesgo.
  • Se debe mantener la distancia entre las personas (idealmente 2 metros o más).
  • Tanto el niño como su acompañante deben usar tapabocas y nariz que cubra adecuadamente y no deje espacios en los laterales. Los niños menores de 2 años a los que no se les puede colocar tapabocas o barbijo por el riesgo de asfixia deben ser trasladados en cochecitos manteniendo la distancia social con otras personas.
  • Los niños mayores deben usar el tapabocas y si son población de riesgo como lo sería un niño inmunocomprometido se prefiere barbijo quirúrgico para mayor protección.
  • Aclarar a los niños, antes de la salida, el porqué de los tapabocas que tiene toda la gente en la calle ya que lo inusual del panorama podría asustarlos.
  • Recordarles frecuentemente que no deben tocar nada en la calle y que no podrán juntarse a jugar con otros niños por el momento
  • No se recomienda el uso de guantes ni para el niño ni para el acompañante.
  • Al regresar al hogar debe realizarse un correcto lavado de manos.
  • Sacarse el tapabocas de atrás hacia adelante, no tocando la parte delantera que es la más contaminada.
  • Lavarse las manos nuevamente al extraerlo.
  • Si el tapabocas es descartable, descartarlo inmediatamente y de lo contrario proceder a su lavado.
  • Los cochecitos, juguetes personales, bolsos etc deben ser limpiados con un trapo con alcohol al 70% o agua lavandina (1 parte en 9 de agua) al regresar.
Involucremos a los niños en su auto cuidado en esta pandemia

Remarcar que se trata solo de medidas temporales, pero muy necesarias y que si las cumplimos evitaremos esta infección y sus complicaciones y que si nos cuidamos podemos acelerar el regreso a nuestras actividades habituales que tanto extrañamos.

*Dra. María Teresa Rosanova, Jefa Clínica del Servicio de Epidemiología e Infectología del Hospital Garrahan.