La microbióloga Diana Viale recibió el Premio Nacional de Medicina por una investigación sobre adenovirus realizada en el Hospital Garrahan, en conjunto con 
el laboratorio del Centro de Educación Médica e Investigaciones Clínicas Norberto Quirno (CEMIC).

El premio “Osvaldo L. Bottaro”, otorgado por la Academia Nacional de Medicina de Buenos Aires al mejor trabajo sobre virología y enfermedades virósicas, fue obtenido por la jefa de clínica del Servicio de Microbiología del Hospital Garrahan, Diana Viale. La investigación por la que fue galardonada se titula “Estudio de Adenovirus en niños con infección respiratoria aguda”, un trabajo sobre infecciones respiratorias por Adenovirus que se realizó en conjunto con el laboratorio del Centro de Educación Médica e Investigaciones Clínicas Norberto Quirno (CEMIC).

Los adenovirus son un grupo de virus que pueden infectar las membranas (tejido de revestimiento) de las vías respiratorias, los ojos, los intestinos y las vías urinarias. 

En palabras de Viale, quien se desempeña desde 1996 en el Hospital, el trabajo que recibió uno de los premios más importantes en medicina de Argentina consiste en “un estudio de los tipos del virus adenovirus en niños y niñas internados por su condición de gravedad en el Garrahan”.

Los casos de adenovirus en la infancia se tratan en todo el sistema de salud, pero si la condición de gravedad lo requiere llegan al Hospital Garrahan. Además, los niños que sufren secuelas por este virus también se siguen atendiendo en el Hospital durante mucho tiempo.

“Es un estudio de los tipos del virus adenovirus en niños y niñas internados por su condición de gravedad en el Garrahan, donde se atienden los casos graves de este virus que puede ser mortal”

Dentro de los virus respiratorios, el adenovirus cuenta con el mayor índice de mortalidad y de pacientes con secuelas. Se estima que, si el virus sincicial respiratorio tiene un índice de mortalidad del 1%, el del adenovirus alcanza al 10%. Sin embargo, las medidas de prevención de este virus son las mismas que para el resto: lavarse las manos en forma frecuente, taparse la boca para estornudar o toser, evitar los lugares cerrados y de concentración de personas durante el invierno.

Según Viale, el adenovirus es un virus poco estudiado. En el Hospital Garrahan, la doctora neumonóloga Murtagh fue quien, junto a la doctora microbióloga Lidia Casimir, “me impulsaron a estudiar este virus”, dijo Viale en forma de agradecimiento y destacó que “las dos estaban interesadas en impulsar el estudio de los adenovirus porque ellas veían chicos que eran previamente sanos que tenían infección respiratoria por adenovirus y que morían o quedaban con secuelas graves, con bronquiolitis obliterantes, con oxígeno domiciliario”.

El adenovirus consta de muchos serotipos y puede causar varias patologías, como ser conjuntivitis, patologías respiratorias, gastroenteritis. En el caso de la patología respiratoria puede causar la muerte o dejar secuelas severas. En el Hospital Garrahan se estima que este virus es el causante del 10% de los niños y niñas internadas con infecciones respiratorias virales, durante todo el año.

El adenovirus consta de muchos serotipos y puede causar varias patologías, como ser conjuntivitis, patologías respiratorias, gastroenteritis.

El estudio ganador consistió en estudiar las cepas de adenovirus en conjunto con profesionales del CEMIC, en especial con la investigadora Marcela Echavarría, referente en adenovirus en el mundo. “Con ella participamos con nuestros enfermos y con las cepas de los virus para que pudiera avanzar y hacer la parte del estudio molecular”, destacó Viale.

El adenovirus consta de muchos serotipos y puede causar varias patologías, como ser conjuntivitis, patologías respiratorias, gastroenteritis. En el caso de la patología respiratoria puede causar la muerte o dejar secuelas severas.

La importancia de este trabajo es que “estudia las cepas que circulan en Argentina que son distintas a las que circulan en otros lugares”, afirmó Viale y explicó que “se estudió para ver la epidemiología, para empezar a estudiar las cepas que circulan y que tienen mayor gravedad en nuestros pacientes: porque son diferentes las cepas que circulan en el hemisferio norte que en el hemisferio sur, entonces hay que saber la epidemiología de cada lugar para poder ver si se puede seguir con una vacuna o con terapéuticas”.

Es decir que este trabajo premiado es un primer paso hacia la búsqueda de distintos tratamientos. En este sentido, Viale enumeró los posibles beneficios de investigar las cepas de adenovirus que circulan en la región, como “predecir la severidad de un cuadro, en el futuro llegar a algún tipo de vacuna e investigación básica que quizás en el momento no le va a servir al paciente que lo está sufriendo ahora, pero más adelante, conocer bien la epidemiología de los tipos de virus y su severidad va a ayudar para una eventual vacuna por ejemplo o algún tipo de antiviral”.

En el Hospital Garrahan se estima que este virus es el causante del 10% de los niños y niñas internadas con infecciones respiratorias virales, durante todo el año.