La visión es una parte fundamental para el desarrollo psicofísico del niño y la niña. Por ello, en el Día Mundial de la Visión, te contamos cuáles son los controles de salud visual que deben realizarse en la infancia, desde el nacimiento hasta los 14 años.

Después del nacimiento:

En bebés prematuros: Se aconseja realizar examen al nacimiento en niños y niñas prematuros. Este examen se llama Pesquisa de Retinopatía del Prematuro y debe realizarse en neonatología.

En bebés con factores de riesgo: La Pesquisa de Retinopatía también debe realizarse en niños/as con factores de riesgo, por ejemplo enfermedades heredofamiliares, enfermedades maternas durante el embarazo, entre otros.

Durante el primer trimestre de vida:

En el caso de niños/as nacidos a término, sin factores de riesgo, y sin síntomas o signos de alarma, se aconseja el primer examen durante el primer trimestre de vida.

Entre los 9 y 12 meses de vida:

Debe realizarse un segundo control de la salud visual dentro de los 6 a 9 meses posteriores al primer examen , es decir cuando el bebé o beba está por cumplir su primer año de vida.

Entre los 18 y 24 meses de vida:

En el periodo que va desde los 18 a 24 meses deberá realizarse un tercer examen. Luego, el niño o niña deberá ser evaluado visualmente cada dos años.

Es importante que en casos con antecedentes familiares de alteraciones visuales los controles de la salud visual del niño o niña se llevan a cabo en forma más frecuente

A partir de los 2 y hasta los 14 años:

Hasta los 14 años inclusive, se aconseja que todo niño o niña sea evaluado a través de un examen visual cada 2 años. Es muy importante que este examen sea realizado por un oftalmólogo Infantil o capacitado en detección de patología oftalmológica pediátrica.

Además de los controles:

Cualquier síntoma oftalmológico debe alertar a los padres y madres a consultar rápidamente con el especialista en oftalmología pediátrica.

*Esta nota fue realizada con información aportada por el Servicio de Oftalmología del Hospital Garrahan.